• Mi Cuerpo/Min Krop

Cómo logré salir de mi relación de abuso.

Queremos compartir la experiencia de Isabella, quien nos ha contado sobre su relación de abuso emocional, pero antes de iniciar, es importante notar que las relaciones de abuso no se dan solo en las relaciones de pareja, también puede pasar dentro de la familia o las amistades, pero nos enfocaremos hoy en las relaciones de pareja.


En general, se considera más fácil para la persona que sufre de abuso, identificar una relación de abuso físico; golpes, moretones, agarrones, patadas, heridas con objetos, etc.… Puede dejar marcas visibles, y al contarle a otra persona lo ocurrido, te dirían generalmente de manera inmediata que debes dejar a esa persona porque te ha hecho daño. Pero ¿qué pasa si estás sufriendo de abuso que no deja marcas sobre la piel?,


¿Qué pasa si inclusive para ti es difícil ver el abuso?

El abuso emocional o también llamado abuso psicológico tiene muchas caras y se puede manifestar de distintas maneras y a veces es difícil juntar todas las piezas para por fin decir “¡sí, es abuso!”. También puede ser difícil de identificar porque no ocurre de un momento a otro; empieza con comentarios o actitudes que casi no se notan, y luego van creciendo de manera gradual y no te diste cuenta en qué momento tu relación se tornó tan tóxica. Por eso casi que parece imposible de notar, invisible, pero en realidad no es así.


Isabella ya habiendo pasado varios años desde que terminó su relación de 4 años, nos cuenta su experiencia. El noviazgo inició, como muchos otros, su pareja era detallista, se dedicaban canciones, era tierna con ella, compartían sus lados vulnerables y sus sueños a futuro. Era una relación “perfecta” como pintan en películas románticas, habían además establecido lo que querían que fuera, temas de fidelidad y demás.


Cuenta que ahora, viendo la relación de lejos, se ha percatado de detalles como, “Mi novio me decía,

nadie te va a querer como yo te quiero,

y yo me lo creía, yo pensaba que nadie más me podía querer tanto como él, y me daba miedo pensar en un futuro sin él”. Es una frase común, la escuchamos en canciones, como si fuera una gran declaración de amor, pero a veces hace falta otra perspectiva para entender su significado. “Realmente siento que uno no entiende la gravedad sino hasta que es adulto, pero como niña a mis 15 años, pensaba que era el acto más grande de amor”.


La persona que ejerce el abuso emocional busca una cosa: el control. Control sobre su pareja y la relación, y utilizará cualquier método para mantener ese control. Puede ser de manera más evidente, controlando a dónde vas y con quién puedes estar, o de manera más sutil, haciendo que sientas que no eres capaz, destruyendo tu autoestima de a poquitos.



“Ya que estábamos viviendo y estudiando en diferentes ciudades, creamos reglas que se suponían eran para mantener nuestra relación. Primero nos teníamos que llamar a la hora del almuerzo y todas las noches antes de dormir, pero a medida que fui haciendo amigos en la U, cambiaron las reglas, y no podía quedarme a dormir en casa de mis compañeras. No importaba que fueran solo mujeres, porque existía la posibilidad de que una persona del sexo opuesto apareciera”.


Isabella nos cuenta que con el tiempo se fue cansando de estas reglas, ya que le impedían formar relaciones estables con sus compañeros y compañeras, pero veía difícil la salida, cumpliendo varios meses estas reglas. Mientras tanto, su pareja le enviaba ramos de flores y chocolates – muy “romántico”, pero lo que Isabella no sabía en ese tiempo, es que el aislar a las personas de sus amistades o familiares, es una forma de controlar a la pareja, quitándole sus redes de apoyo.


Isabella cuenta que pasaba el tiempo y quería salir de la relación, pero pasaban distintos eventos y se le dificultaba, por ejemplo, el fallecimiento de la abuela de su pareja en ese tiempo. Sentía que no podía dejarlo, ya que ella debía cuidar de él, y cada vez que ella intentaba mencionar los problemas dentro de la relación, él utilizaba el cariño que ella sentía por él para evadir, diciéndole que estaba solo y que no le quedaba nada.

Cuando se decidió por dejar la relación, no fue fácil ya que él utilizaba la manipulación y las amenazas para que ella se sintiera responsable de él. Él le decía la frase clave, “no puedo vivir sin ti”, pero lo llevó a otro nivel al decirle que, si ella terminaba la relación, él se iba a quitar la vida. Isabella quiere afirmar que nunca lo hizo, ni se llegó a lastimar, pero sí la llamaba cada vez que algo le salía mal para hacerla sentir responsable de alguna manera.

“Yo me sentí culpable muchos años … yo sentía que era mi culpa, que yo le había hecho daño…”.

Aunque fue difícil, Isabella logró salir de la relación después de 4 años: “Esas amistades que te dicen, eso ya no está bien y que te empoderan y te dicen ve, vos podés, déjalo, vos podés sola, eso te ayuda muchísimo”.


“En el momento que yo me sentí lista, no me importaba por donde le terminaba, así sin miedo. Yo creo que, si lo hacíamos de frente, jamás hubiéramos terminado. Hubiera seguido ahí, porque él era muy manipulador, que tal si se hubiera tirado a algún lado, yo pensaba en eso. Así te tilden como la mala, la loca, la peor, que te van a tildar siempre, porque ese tipo de persona no es saludable, siempre te van a hacer ver como la mala. Así te digan que eres el peor ser humano del universo, nada, firme y siga. Si tienes que bloquear el número, blóquelo, elimínalo, elimina tu Facebook, la gente que cree que es demasiado, pero a veces es lo más saludable, y solo así cae en cuenta de que la relación terminó”.


Este es un excelente consejo, ya que dejar redes de comunicación abiertas permite que la expareja pueda comunicarse en cualquier momento, utilizando sus tácticas de manipulación para hacer que vuelvas, o solo para hacerte sentir mal o incluso atacarte.

Nunca se debe subestimar una relación de abuso emocional. Aunque este no deje cicatrices visibles, los efectos del abuso emocional severo y continuo puede hacer que la persona se pierda completamente, dejando solo sentimientos de culpa, autodesprecio, e incapacidad.


Las consecuencias de un abuso emocional pueden llegar a ser tan fuertes como los de un abuso físico, incluso puede llegar a estar de acuerdo con la pareja que ejercía el abuso con el autoestima y auto valor por el piso. Puede llegar a desatar varias conductas poco saludables, como el alejarse de las amistades y criticarse de manera excesiva, llevando a problemas de salud mental y física.


“Mi consejo para alguien que esté en esa situación, es que termine esa relación y que entre en un proceso psicológico, porque haber hecho un proceso psicológico en ese momento hubiera sido de gran ayuda para mí porque yo quedé con muchas cosas, cosas que las repetí en mi siguiente relación. Me sentía culpable por todo, sentía como si tenía que aferrarme a esa persona, como si tenía que estar todo el tiempo con esa persona porque no iba a poder vivir con nadie más, nadie más me iba a querer. Aunque sientan que no lo necesitan, y digan, yo no quedé mal, pero solo vivir una situación así, te hace necesitar un servicio psicológico.

Entonces, yo creo que acceder a psicología, apoyarse de sus amigos, de su familia, porque ellos son los que te van a dar la fuerza. Contarle a alguien cercano tu situación, sin pena y sin miedo porque a uno hasta le da pena que la gente se dé cuenta que uno vive esas cosas, pero contarle a alguien de confianza y que uno sepa que esa persona lo va a escuchar y guiar es importantísimo porque te hace ver las cosas desde otra perspectiva”.


La imagen “romántica” que pintan en canciones y películas contiene muchos comportamientos poco saludables para una relación, así que no te dejes guiar por eso. Antes ten esta pequeña lista de síntomas de una relación que va tirando por el camino de abuso emocional a la mano, te puede ser útil para ti o alguna amistad tuya:

- Celos

- Humillación

- Control

- Críticas excesivas

- Culpa

- Amenazas

- No aceptar un “no”

- Aislar

- Agresión física

- Gritos


Si tú, o alguien que conoces está en una relación de abuso, no duden en buscar ayuda, de amistades, familiares, un profesional de psicología. No es fácil de salir de una relación de abuso, pero tampoco es imposible. Aquí te dejamos algunos recursos:






Si te gustó este tema, te recomendamos leer:

https://www.micuerpo.co/post/todas-las-mujeres-hemos-sufrido-violencia


https://www.micuerpo.co/post/amar-como-una-pr%C3%A1ctica-de-cuidado-y-respeto


Y te puede interesar también nuestro fanzine sobre las relaciones:

https://issuu.com/micuerpominkrop/docs/fanzine_pareja_color-versi_n_digital

264 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo