top of page
  • Foto del escritorMi Cuerpo/Min Krop

Lo que hemos aprendido de Shakira

Actualizado: 11 abr


Shakira sosteniendo un premio

Desde que Shakira lanzó sus últimas canciones, ha habido una avalancha de comentarios, acusaciones y debates. Se dice que estas canciones reflejan la situación amorosa con su exesposo, Gerard Piqué, y su actual pareja, cuya identidad clara-mente no es un secreto. Estos comentarios han generado divisiones: por un lado, están las personas que defienden a Shakira por expresar sus emociones a través de sus canciones y, por otro lado, están quienes la critican y la tildan de "sufrida".


Hasta hace poco, se solía compartir un dicho popular que decía algo así como "con tal de que te respete de la puerta de la casa para adentro; de la puerta de la calle para afuera, que haga lo que le dé la gana". Este dicho es un claro ejemplo de las actitudes machistas que aún se mantienen y que siguen siendo validadas por diversos hombres y sí, también por algunas mujeres.

Corazoncitos

El respeto en las relaciones de pareja implica el reconocimiento de la otra persona, de sus emociones, límites, consentimientos, confianza e integridad. El autor Erich Fromm, en su libro El arte de amar, sostiene que el respeto es la capacidad de ver a una persona tal cual es, tener conciencia de su ser única y amarla en libertad. Cuando el respeto se ve vulnerado, se desencadenan emociones y sentimientos como tristeza y decepción, llevando a un caos emocional. Esto es lo que parece haberle sucedido a Shakira, o al menos es lo que se puede interpretar a través de las letras de sus canciones.


Sin embargo, se desató una furia contra Shakira por expresar su "despecho". Muchos medios de comunicación y personas en redes sociales criticaron a la artista por no manejar sus emociones en privado. "¿Por qué no pensó en sus hijos?" ... "Pobres niños... no merecen esa exposición pública", fueron algunos de los miles de comentarios compartidos en las redes. Estos cuestionaban la "capacidad" de una mujer para superar una ruptura amorosa, exigiéndole que actuara como una "buena madre" y, por supuesto, como una "buena mujer". Incluso le sugirieron que buscara terapia. Estos comentarios solo revelan que las mujeres siguen siendo las que pagan los platos rotos y las que enfrentan el castigo social cuando lidian con el caos emocional causado por las infidelidades de sus exparejas.

Shakira en la sesión de Bizarrap

Pero ¿alguien cuestionó las acciones del exesposo? Incluso cuando él habla de la situación en la que engañó a su expareja en su canal de Twitch o en entrevistas, lo hace en tono de burla. Los medios reconocen que es un hombre que se "equivocó" y que es algo que le puede pasar a cualquiera, y por ello, no merece un castigo social.


En este contexto, se ha encontrado que artistas hombres del entorno musical han escrito diversas canciones dirigidas a sus exparejas. En estas canciones, se ha incitado a acciones violentas hacia las mujeres, discursos de odio e incluso se ha llegado al punto de incluir el feminicidio como forma de acabar con el dolor. Un claro ejemplo es "Yo la mato" de Sonora Matancera, hasta las canciones románticas de Luis Miguel.

Estas canciones siguen perpetuando las desigualdades de género en nuevas formas.

De Shakira aprendimos que es importante dejar de mantener relatos en las que las mujeres deben permanecer calladas y comportarse como "buenas mujeres" para no perjudicar a sus exparejas o para no exponerse al ojo público. De hecho, ella reconoce que cantar y expresar el dolor de una infidelidad es una herramienta útil que permite manejar y superar el duelo por las rupturas amorosas.


- Hilary Arias


41 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

コメント


bottom of page