• Mi Cuerpo/Min Krop

¿Por qué necesitamos hablar de la responsabilidad afectiva?

Últimamente he visto muchos casos de relaciones fallidas por la falta de comunicación; relaciones en donde una persona le echa la culpa de todo lo malo que pasa a la otra persona, pero muy pocas veces se han reflexionado sobre sus propias acciones o palabras.


Mientras escuchaba y pensaba en estas y muchas otras historias se me venía a la mente la “responsabilidad afectiva” ¿Qué es eso? Es un tema del cual cada vez se está discutiendo más. Se habla sobre todo desde las relaciones, haciendo hincapié a que son los hombres quienes deben tener más reflexiones sobre este tema, y sí, estoy de acuerdo, pero escribo esto con la necesidad de que no perdamos de vista que las mujeres también debemos hacernos responsables del papel que jugamos en las relaciones, no sólo amorosas, sino también familiares o de amistad, es decir, la responsabilidad afectiva es cosa de todas las personas, sin importar su género.


Recuerdo que hace no mucho tiempo, escribí una carta para una persona importante en mi vida. Le decía muchas cosas que nunca me había atrevido a decirle antes, pero siempre con mucho amor y respeto, recuerdo que fue la carta donde más corazón he puesto, pero esa persona se molestó muchísimo y nunca entendí porqué. Alguien a quien admiro mucho me dijo

Tú no eres responsable de cómo va a tomar esas palabras la otra persona, sólo eres responsable de cómo las expresas y qué quieres conseguir con eso."

Esa frase me ha venido resonando mucho tiempo, me ha hecho pensar que es indispensable asumir la responsabilidad de nuestras acciones y palabras; también he aprendido a soltar las emociones de otras personas, emociones de las que yo no tengo el control y que no puedo hacer nada para cambiarlas.



Entonces hablaré sobre la responsabilidad afectiva, pero dejando de lado las relaciones heterosexuales o si son hombres o mujeres quienes deben reflexionar más sobre esto, para invitar a cualquier persona, sin importar su género o su orientación sexual a que construyamos relaciones sanas, donde la comunicación sea lo primordial.


La comunicación dentro de una relación, cualquiera que sea, debe ser clara… ¿Qué queremos que ocurra ahora o en el futuro y qué no queremos? Inclusive, cuando se espera tener una relación sin compromisos, es decir, una relación donde la idea es que sólo sean encuentros sexuales y no una relación amorosa o sentimental, ahí también debe haber comunicación y responsabilidad; pues es necesario llegar a acuerdos y dejar en claro qué espera cada persona de la relación, por ejemplo.


Algo similar pasa con las relaciones románticas. Cuando iniciamos una relación, suele pasar que tenemos en mente un ideal, basado en lo que conocemos de la persona o lo que esperamos de ella, incluso también nos basamos en estereotipos de relaciones que vemos en los medios de comunicación. Esto en el futuro puede ser un problema si no hablamos con nuestra pareja sobre lo que realmente quiere en la relación. No debemos asumir lo que desea, espera o piensa la otra persona, por mucho que la conozcamos. ¡Lo mejor siempre es la comunicación!



Cualquiera que sea el tipo de relación que comencemos con una persona debemos tener compromisos; que se dialoguen y se dejen claros desde el inicio, verse sólo una vez a la semana y no escribirse todos los días, también es un compromiso. Cualquiera que sea el tipo de relación va a involucrar sentimientos. El amor apasionado no es el único sentimiento, también lo son la empatía, la amistad, la satisfacción, por ejemplo.


La invitación es a hacernos responsables de nuestros propios deseos y sentimientos, a hacernos cargo de lo que pasa en nuestro cuerpo, corazón y mente. Pensar: ¿Qué estoy haciendo conmigo, con mis sentimientos? Por ejemplo, después de una discusión o pelea, antes de echarle la culpa a las otras personas, puedes pensar ¿Qué hice?, ¿Cómo reaccioné?, ¿Lo que dije fue lo mejor?


Algunos consejos que puedes tener en cuenta son:

  • Utiliza la comunicación como la mejor manera de construir relaciones.

  • Ser consciente de que todas las relaciones que se construyen implican cuidados.

  • No ilusiones a las personas cuando no tienes seguridad de tus sentimientos, es mejor hablar con sinceridad.

  • Sin importar qué relación sea, establece límites y respeta los límites de las otras personas.

  • Nuestras acciones o palabras tienen consecuencias, se responsable de eso.

  • No dejes a las personas con la incertidumbre, da claridad siempre en tus relaciones.


17 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo